Noticias

6 Jun 2018

La música es capaz de subir tu autoestima en pocos minutos

Tu autovaloración y tu felicidad están relacionadas y pueden oscilar según lo que acabas eligiendo en la radio
La música se encuentra íntimamente relacionada con el ‘homo sapiens’ desde prácticamente su origen. Se mueve a través de la cultura, las relaciones y toda nuestra vida social. Pero existe también una relación con nuestra personalidad: está unida directamente a la autoestima.

La música es capaz de influir en la autovaloración, por lo que con una simple canción podemos aumentar el amor que sentimos hacia nosotros mismos. Además, hay una canción que lo hace especialmente.

La autoestima determina tu vida

Pero ¿qué es la autoestima? Según las palabras de Santrock, “la autoestima se refiere a la autovalía o a la autoimagen, y refleja la confianza global del individuo y la satisfacción de sí mismo”. Es decir, es la imagen que la persona tiene de sí misma, completamente subjetiva, y en la que refleja el grado de bienestar consigo mismo.

La autoestima se va formando a lo largo de toda nuestra vida, aunque son significativamente determinantes los primeros años de vida y la adolescencia. Todo aquello que vemos, oímos, hacemos y decimos, así como sus consecuencias influye en la autoimagen, pero también nuestro entorno y nuestra cultura, el cual puede condicionar enormemente los esquemas mentales. Por lo tanto, la autoestima, nuestra base más arraigada, acaba modelando nuestra vida, en base a los pensamientos que influyen en nuestras decisiones, nuestras relaciones, nuestros éxitos y, por supuesto, nuestros fracasos.

Entonces, si la cultura es capaz de modificar el nivel de autoestima de una persona, cabría esperar que también lo hiciera la música.

La música sí da la felicidad

De todos es sabido que la música ‘amansa’ a las fieras, pero también se ha podido demostrar que incide de forma directa en el nivel de felicidad, como así se propusieron demostrarlo Yuna Ferguson y Kennon Sheldon. Según su estudio, pudieron comprobar que poniendo música a los participantes durante doce minutos podían lograr que su nivel de bienestar aumentase, eso sí, solo en aquellas personas a las que se les había dado la premisa de que debían tener la intención de ser felices. Es decir, no es una mera cuestión de tener la música de fondo, sino que tiene que haber una intencionalidad a la hora de escucharla.

Mejora el estado de ánimo siempre y cuando queramos mejorarlo. Además, estado de ánimo y autoestima se encuentran directamente relacionados, tal y como apunta Marco Alberto Núñez en su estudio sobre la relación de ambas variables.

Pero, además, independientemente de los estudios que señalan la relación entre música, felicidad y autoestima, cabría esperar que todos y cada uno de nosotros estuviésemos influidos por la música desde antes de nacer. De hecho, el ser humano lleva conviviendo con acordes desde hace unos 40.000 años, tal y como revelan las flautas encontradas en regiones de Alemania fabricadas con hueso de buitre leonado. Por tanto, no parece tan sorprendente que algo que lleva milenios con nosotros sea capaz de modificar nuestras emociones y acabe por subir los niveles medios de autoestima.

La canción más feliz del mundo

Si hay alguien que haya estudiado la relación de la música con nuestra felicidad y nuestra personalidad ese es David Greenberg de la Universidad de Cambridge. De hecho, tiene ya varios estudios al respecto en los que ha podido estudiar las preferencias según los estilos cognitivos, el incremento en la empatía o las diferencias individuales en la elección de la música.

Por eso, quiso ir más allá y elaborar un listado de canciones con el único fin de hacer que el estado de ánimo mejorase y con ello la autoestima. Imagine Dragons, Bill Withers o Pentatonix son escuchados por los más de 60.000 seguidores con los que cuenta ya la playlist, pero la canción que encabeza la lista es ‘Viva la vida’ de Coldplay. ¿La clave? El ritmo, los acordes y la capacidad de mantener nuestras pulsaciones en el punto perfecto.

Ahora ya sabes que, sea como sea el estado de ánimo con el que te levantas de la cama, tienes la capacidad de poder cambiarlo a medida que pasa el día. Y muchas veces es tan simple como saber escoger qué música vas a escuchar de camino al trabajo, ya que tu autoestima y tu felicidad están relacionadas y pueden oscilar según lo que acabas eligiendo en la radio.

“El Periódico”. Ángel Rull -05/06/2018